Entrevista con Isidro Escalante, Director General de IGE Incineradores Grupo España

| 8 noviembre, 2018 | 0 Comentarios

Desde la revista AVANCES nos complace presentar a nuestros lectores una entrevista que hemos tenido oportunidad de mantener con Isidro Escalante, Director General de IGE Incineradores Grupo España – Distribuidor Oficial Autorizado en Exclusiva en España de Addfield Environmental Systems Ltd.

Nos habla sobre las ventajas de la incineración en el sector ganadero frente a los obsoletos sistemas actuales de eliminación de cadáveres de animales. Nos explicará que la incineración para animales se trata de una técnica que está perfectamente autorizada y regulada, que está teniendo una implantación imparable en las más modernas explotaciones medianas y grandes del sector porcino, por motivos de bioseguridad y de costes.

Entrevista con Isidro Escalante

Hablemos de la incineración, ¿Existe actualmente una regulación para la incineración en ganadería?

A nivel regulativo, todos los incineradores Addfield, distribuidos por IGE, están homologados, certificados y etiquetados por la CE. Están aprobados por el DEFRA – Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales – del Reino Unido y cumplen con las regulaciones de la UE sobre subproductos animales.

Por otro lado, trabajamos con la homologación Ip65 para poder instalarlos a la intemperie con total garantía y seguridad y con los ISO 9001 (Certificado Calidad) y 14001 (Certificado MedioAmbiente). La garantía de nuestras máquinas es de 12 meses.

Es un sistema autorizado, no solo en ciertas autonomías, sino que está totalmente regulado y plenamente permitido en toda España. Por supuesto, siempre cumpliendo estrictamente con la normativa conforme al Reglamento de la CE 1069/2009, CE 1774/2002, CE 142/2011 UE de la Comisión de 25 de febrero de 2011 y los Reales Decretos de España 1528/2012 y476/2014.

Actualmente no existe ninguna normativa legal en ninguna comunidad autónoma que impida la instalación de incineradores en las explotaciones ganaderas, para la eliminación de sus propios cadáveres de animales. Ya hemos realizado numerosas instalaciones en Castilla y León, Navarra, Aragón, etc. Toda esta regulación se ha ido desarrollando e implantando desde hace ya bastantes años, por la necesidad de utilizar incineradores en distintos ámbitos.

En 1999, ante la necesidad de seguir sacrificando e incinerando a miles de vacas, a causa de la crisis de las “vacas locas”, las autoridades británicas obligaron a perfeccionar los incineradores para que redujeran a 0% la emisión de humos “visibles” y olores.

Las incineraciones en pleno campo o incineradores rudimentarios no evitaban el “impacto social” ante una población atemorizada por la proliferación de columnas de humo. Además del “impacto social”, las vacas locas evidenciaron el “impacto ambiental” originado por el gran volumen de ganado vacuno que tuvo que ser destruido, obligando a los criadores a pensar qué había que hacer con los líquidos producidos, que no se podían verter sobre la tierra ni contaminar los acuíferos. La mejor solución fue, y sigue siendo, la incineración. Más tarde, y operando ya bajo el nombre de AddField, nuestra matriz, a la vista de los cada vez más exigentes requisitos para la eliminación de todo tipo de residuos, decidió la fabricación de diversos modelos de máquinas, según el producto o residuo del que se tratara. Así se llegó a la situación actual en la que Addfield dispone de una extensa gama de soluciones de incineración para:

  • Explotaciones agrícolas y ganaderas.
  • Residuos médicos y hospitalarios.
  • Residuos municipales y plásticos…

De esta manera se obligó a diseñar máquinas diferentes para cada sector, con el fin de ajustarse a la nueva legislación que en el Reino Unido obligó, en 1999, a controlar las emisiones de olores y gases a la atmósfera.

En cuanto al incinerador, ¿Cómo es su estructura y funcionamiento?

Un incinerador está compuesto por dos partes:

  • Una cámara principal o de combustión donde vamos a incinerar nuestros residuos.
  • Una cámara secundaria o de postcombustión donde se gestionan y depuran los gases que generamos en la cámara principal para poder tener emisiones de 0% olores y 0% humos “visibles”.

Nuestras máquinas están disponibles para varios combustibles como diésel, propano (GLP) o gas natural. El tipo de combustible afecta muy poco al precio final de la máquina. La gran mayoría de los clientes se decantan por la instalación en GLP por varios motivos, entre ellos: El convenio con REPSOL que actualmente ofrecemos a nuestros clientes, gracias al cual tienen la oportunidad de acceder a una gran cantidad de ventajas sobre el diésel.

Por otro lado, el GLP es más “limpio” que el gasoil en lo que respecta a olores, suministro… y nos estaríamos evitando el tema robo de combustible.

Centrándonos en el sector porcino ¿Qué ventajas destacaría en referencia al uso de la incineración?

Son varias y muy importantes, sobre todo, destacaría las siguientes:

Bioseguridad Vertical. Conseguimos la eliminación del 100% de los vectores de contaminación que pudieran desarrollarse debido a la entrada del camión en la explotación o al paso de nuestros vehículos o los de los obreros por el mismo camino o roderas que utiliza el camión del seguro de recogida. La incineración es el sistema más bioseguro en la actualidad, ya que no existe traslado de cadáveres de animales. De esta manera, los animales mueren en la granja y se incineran en la granja. No existe traslado de la mortalidad.

Independencia a la hora de la gestión y eliminación de nuestros residuos, evitando el almacenamiento de los mismos y los riesgos que conlleva. Además, los animales en descomposición atraen a buitres y otras aves rapaces, al mismo tiempo que el olor que emiten molesta a comunidades aledañas a la granja.

Gestión Económica de los Residuos. Actualmente en España, los precios de retirada de cadáveres de animales, según los últimos estudios en el sector porcino, están entre 0.17 – 0.34 €/Kg. Con los incineradores IGE, los más avanzados del mercado, el gasto por la eliminación de 1kg de residuos, con velocidad de combustión < 50 Kg/h (baja capacidad), es de 0.05 €/Kg– 0.07 €/Kg* para los modelos más pequeños como el MINI AB, MINI, MINI PLUS y SB (750Kg). En los modelos superiores como el TB (1300Kg) y TB AB (2.000Kg) el costo de incineración de un Kg oscila entre 0.07-0.10 €/Kg*.

Impacto Ambiental Mínimo. Gracias a los avances en la gestión de sistemas de depuración y tratamiento de las emisiones de gases, el impacto ambiental se minimiza al máximo y producen 0% emisiones de humos “visibles” y 0% emisiones de olores.

“Los consumos se estiman y se basan en un valor calorífico, de los residuos, de 4.000 Kcal/kg. Las cifras cambiarán si se introducen diferentes tipos de residuos. Costo propano (GLP) 0.80 €/kg.”

Rápida Amortización de la Inversión. Gracias al bajo coste de la eliminación de los cadáveres de los animales mediante la incineración y los precios al alza de los seguros de retirada, la in versión inicial se puede recuperar muy rápidamente (2-5 años). La vida útil de los incineradores actuales es de hasta 30 años. Gracias a esto, garantizamos nuestra bioseguridad vertical durante toda la vida útil de la explotación.

Mínimo Mantenimiento. Las altas calidades de los materiales con los que se fabrican nuestros incineradores hacen que su mantenimiento se minimice al máximo con unos costos realmente bajos.

Por tanto, ¿Podría substituir la incineración a los servicios de recogida de cadáveres en granja?

La Bioseguridad se ha convertido en un punto clave en los sistemas de producción. Por ello, utilizar la incineración en la propia granja podría representar una gran ventaja al poder prescindir de la retirada de cadáveres por varios motivos.

Fundamentalmente, a la hora de disponer de una Bioseguridad 100% Vertical en nuestra granja. Habitualmente mantenemos reuniones con veterinarios de integradoras y particulares y hay una cosa en la que todos están de acuerdo, y es en su opinión en lo que respecta al sistema actual de retirada de bajas y la bioseguridad que ofrece. Siempre me pongo en la piel del ganadero. No tiene ningún sentido que se gasten verdaderas fortunas en el desarrollo de una excepcional genética, vacunas, alimentación… y este último y fundamental proceso lo dejemos en manos ajenas a nosotros.

¿Genera la incineración algún tipo de olor o emisión?

Por supuesto que NO. Garantizamos 0% emisiones de olores y 0% emisiones de humos “visibles” en todos nuestros incineradores.

¿Es complicado el proceso de incineración, así como su implantación en una granja?

Gracias al “Know How” del que dispone Addfield ha sido posible diseñar un incinerador para el que, con 1 sola persona, podamos realizar todo el proceso de apertura de la tapa, carga de los animales y comienzo del ciclo de incineración. Así como la retirada de las cenizas. Gracias al convenio de IGE con algunas de las principales ingenierías del sector disponemos opcionalmente, del servicio Llave en Mano de Tramitación y Legalización Administrativa.

Realizamos las gestiones administrativas previas a la instalación y puesta en marcha del incinerador para su autorización y legalización en los departamentos de Medioambiente (incluida medición inicial de gases) y Agricultura y Ganadería en toda España. También nos encontramos con casos en los que el granjero ya dispone del contacto de una ingeniería de confianza y le tramitan las sencillas gestiones administrativas.

Por otra parte, en IGE somos conscientes del esfuerzo económico que día a día se realiza en el sector para cumplir con las estrictas normativas y regulaciones a las que está sometido y por ello, todos nuestros clientes tendrán la posibilidad de acceder a la financiación del 100% de la compra incluido IVA hasta en 6 años con algunas de las principales entidades bancarias del país a un tipo de interés realmente interesante.

Actualmente, tenemos incineradores instalados con varias de las principales integradoras del sector porcino, principalmente en granjas de genética y reproducción en las que prima por encima de otros factores la bioseguridad. El incinerador, cada vez más, es un elemento ya incluido desde el inicio del diseño de la granja. No se toma como una opción, sino que se considera un elemento imprescindible para la bioseguridad de nuestra granja frente a elementos externos, al igual que se selecciona cuidadosamente la ubicación de la granja, se instalan cercas perimetrales, arco y vado sanitario…

Actualmente estamos asistiendo a una importante demanda de solicitudes de información y presupuestos por parte del sector, en el que cada vez más, debido a varios factores entre ellos los positivos en otros países, hacen que se decidan por la instalación de este tipo de maquinaria.

En cuanto a los incineradores de que disponen ¿Tienen diferentes tamaños de adecuados a los distintos tipos de empresas?

Exacto. Dependiendo del volumen de cadáveres a eliminar, disponemos de varios modelos a partir de una capacidad de carga de 250 kg, 350 kg, 500 kg, 750 kg… hasta 8.000 kg. La elección del modelo depende del tamaño de la granja y del nivel de mortalidad esperada, que es muy diferente según las granjas (a veces del 6-7% y otras veces del 15-16%).

Hay 2 subsectores dentro del porcino:

  • CEBO. En este caso nuestros clientes utilizan el modelo:
  • MINI > 350Kg
  • MINI PLUS > 500Kg
  • Otros llegan a necesitar el SB > 750Kg

  • MADRES / REPRODUCTORAS. En este caso utilizan el modelo:
  • SB > 750Kg
  • TB > 1.300Kg
  • TB AB > 2.000Kg

Existen clientes que incluso llegan a adquirir incineradores de gama superior con velocidades de combustión que parten desde los 100 Kg/h hasta los 1.000 Kg/h en función de sus necesidades. Siempre deberemos tener en cuenta que los incineradores se utilizan a un 70-75% de su capacidad de carga total para que exista un proceso óptimo de incineración en su interior.

IGE no solo vende, también instala y ofrece mantenimiento a sus clientes. Otra de nuestras principales funciones es el asesoramiento en la elección del tamaño del incinerador que mejor se adapta a las necesidades particulares de cada granja.

Gracias a la experiencia de 38 años en el sector de nuestra matriz AddField, recomendamos poner el incinerador en marcha una media de 2 ó 3 veces por semana y no llenarlo al 100%, aunque si fuera necesario, que nadie lo desea, podemos utilizarlo 7 días a la semana 24h al día. Sin ninguna duda, con ello, también nos aseguramos satisfacer la necesidad en caso de ampliación por aumento de capacidad de la granja, ya que la primera opción, antes de pensar en un cambio de modelo, sería aumentar la frecuencia de la incineración. Uno de los datos que pedimos nada más iniciar el contacto con el cliente es la cantidad de residuos mensuales/anuales que suele tener en la granja donde desea instalar el incinerador. En función de esa cantidad y del horario de trabajo de la granja incinerador. Es bastante sencillo, pero habitualmente nos encontramos con la situación en la que el cliente siempre quiere comprar un incinerador más grande del que realmente necesita de ahí que sea muy importante el asesoramiento por parte de IGE. Por supuesto la última palabra siempre la tiene el cliente.

¿Qué ofrecen los productos que distribuye IGE en España que los diferencia del resto?

En primer lugar, nos diferencia nuestra amplia experiencia de 35 años en el mercado de la incineración además de colaborar con las organizaciones más reconocidas a nivel mundial como ONU, OMS, Cruz Roja, Unicef, etc.

Por otro lado, disponemos de incineradores diseñados y construidos específicamente para cada sector y tipo de residuo existente en el mercado actual de ganadería. La vida útil de nuestros equipos, de hasta 30 años, es una gran diferencia frente a equipos disponibles en el mercado cuya vida de funcionamiento es muy inferior. Esto es posible gracias a los materiales de alta calidad que utiliza Addfield en la construcción de los mismos, utilizamos una doble capa de ladrillo refractario con un espesor (líder mundial) de 18 a 22cm cuando en el mercado europeo nos encontramos con otro tipo de material o con una única capa de ladrillo.

El consumo en combustible, de hasta un 40% menos gracias a la insignia EcoCycle™. Se trata de un cúmulo de tecnologías energéticas eficientes desarrolladas por AddField, que convierten a sus incineradores en unos de los más eficientes del mercado en cuanto a combustible. Son las máquinas de incineración y cremación más ecológicas del mercado.

Addfield es la única compañía en Europa del sector de fabricación de incineradores con el certificado Ip65 que nos permite instalar nuestros incineradores a la intemperie con total seguridad y garantía.

Otro aspecto es que controlamos, a través de un sofisticado software de última generación, la emisión de gases con el quemador de la cámara de postcombustión, enfriándolos a la salida lo que sea necesario y eliminando sus impurezas, lo que no todos hacen. En ello seguimos las directrices de la Organización Mundial de la Salud sobre emisiones de gases a la atmósfera.

Además de la eficiencia y la calidad de estos incineradores ¿Ofrecen algún servicio complementario a sus clientes?

La instalación, puesta en marcha y capacitación, incluye un pequeño y sencillo curso de unos 15-20 min. para enseñar al operario el manejo del incinerador y la manera de utilizarlo de la forma más eficiente. Emitimos un certificado personalizado posteriormente. Una de nuestras principales funciones es el soporte técnico después de la instalación.

Ofrecemos un servicio de mantenimiento anual recomendado para poner a punto el incinerador y sus componentes. Pero, de todas formas, quiero destacar que lo interesante de nuestros incineradores es que los materiales de alta calidad utilizados en la construcción, garantizan un uso a largo plazo con un mínimo mantenimiento. También tenemos disponibilidad total de repuestos y elementos que configuran las máquinas.

Sabemos que tienen un acuerdo de colaboración con REPSOL, ¿Qué beneficios extra aporta al comprador de incineradores?

Repsol siempre está en vanguardia de la innovación y apostando por ella. El convenio a nivel nacional con IGE es una clara apuesta para innovar y mejorar en todo lo referente a la bioseguridad en el sector porcino, además de suponer un importante ahorro para el granjero. El acuerdo de colaboración con Repsol (empresa líder en la distribución y comercialización de gases licuados del petróleo), permite que el cliente tenga acceso a todos los servicios que ofrece Repsol, entre los que destacan:

  • Llave en mano de la instalación de gas.
  • Mantenimiento.
  • Capacidad logística (suministro, en ciertas circunstancias, en menos de 6 horas).
  • Financiación.
  • Precio competitivo.

 

Sobre el Autor:

Avances
Filed in: Reportajes
×

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies