FINCA LA CONTIENDA, Un centro de referencia en la producción de cerdo ibérico de calidad

| 9 agosto, 2013 | 0 Comentarios

Ejemplo de colaboración con la industria de sanidad animal

Para AVANCES ha sido una auténtica satisfacción la oportunidad de visitar esta magnífica explotación que representa un modelo único de producción sostenible, dedicada a la producción de cerdo ibérico de calidad en condiciones de total competitividad. La finca está enclavada en el término municipal de Aroche, en el ámbito del Parque Natural de la Sierra de Aracena y de los Picos de Aroche, en la provincia de Huelva. La actividad fundamental de la Finca La Contienda es la producción de cerdo ibérico sostenible y compatible con el medio natural, a la vez que se constituye en un centro de investigación y especialización para la promoción del cerdo ibérico. Con el modelo de cría puesto en marcha, se persigue mantener y conservar adecuadamente los recursos de la tierra, el agua y la vegetación, posibilitando además la cría animal. Y todo ello, sin degradar el medio ambiente y además con un planteamiento económico enteramente viable.

La-Contienda

Para la cría de ganado porcino se ocupa una extensión de unas 2.800 Ha de la finca, respetando los cánones tradicionales de la dehesa y manteniendo la carga ganadera adecuada de modo que se respete el hábitat natural. Concretamente, la densidad establecida para el cebo es de un máximo de 15 cerdos por hectárea.
La explotación está integrada en la Fundación Cajasol, desarrollándose su actividad como “Fundación La Contienda Dehesa Sostenible”, cuyo objetivo es estrictamente social convirtiéndose en un punto de referencia de explotación de cerdo ibérico tradicional, fomentando el bienestar animal, preservar y restablecer el entorno medioambiental y todo ello conjugándolo con la aplicación de las últimas tecnologías en porcino en aras de contribuir a desarrollar sistemas productivos competitivos ajustados a la realidad de la producción porcina actual. Otros de los objetivos de esta fundación es el de la investigación, desarrollando importantes trabajos de índole técnica y científica, mediante la participación en proyectos de I+D con Universidades y Centros Tecnológicos, así como industrias implicadas en el sector (instalaciones y equipamientos, nutrición, sanidad, cárnicas…).

Todo ello convierte a La Contienda en un Centro de Promoción del Cerdo Ibérico, donde se informa y forman a grupos profesionales (ganaderos, encargados, veterinarios, ingenieros, etc.) con la organización de cursos prácticos de especialización en colaboración con instituciones públicas, se fomenta la cohesión entre el sector y los consumidores mediante la realización de visitas programadas con asociaciones, colegios, grupos familiares, jubilados, promocionando la producción del cerdo ibérico en el medio natural, así como sus productos derivados.

  • Juan Luís Criado (Izquierda) y Juan Antonio González (Encargado de la explotación)

Una gestión competitiva y comercial

En un principio, la explotación estuvo llevada por personal propio de CAJASOL, gestionando la finca como una granja convencional de cerdo ibérico extensivo, en 2008 se plantea por los responsables de la entidad su modernización e implantación de un sistema productivo competitivo y respetuoso con el medio ambiente, con el objetivo social de crear un centro de referencia del porcino ibérico, dirige su objetivo en el refuerzo de su gestión con la colaboración de profesionales externos expertos en producción porcina e implicados en programas de investigación. A estos efectos, la persona seleccionada para marcar las directrices de Finca La Contienda fue Juan Luis Criado, quien diseñó un ambicioso plan de viabilidad e inversiones que convirtieron a La Contienda en una explotación de referencia, que además ofrece rentabilidad para poder desarrollar el programa social estipulado.

Un manejo planificado en función del esquema de selección

La producción se acomete mediante la metodología de manejo en bandas a 3 semanas en lotes de 60 cerdas. Se cuenta con un censo total de 490 reproductoras, de las que 430 se encuentran en producción. Un elemento que destaca en esta granja es su importante tasa de reposición, que se sitúa en torno al 50%. Los reproductores se dividen en un grupo mayoritario de 450 cerdas Ibéricas y un núcleo independiente de cerdas Duroc de 40 reproductoras, ambos sometidos a programas de investigación y mejora genética. En el programa de selección estos animales se reproducen en pureza, destinándose algunos lotes de cerdas Ibéricas a hibridación con machos Duroc con fines comerciales y de investigación.

El objetivo como propuesta de mejora es crear una base animal de reproductoras que representen un estándar racial de alto valor zootécnico. El procedimiento está basado en un patrón genético propio, se trabaja con 5 estirpes distintas de cerdos ibéricos a las que se realizaron previamente estudios de caracterización de ADN, procediendo al cruzamiento entre ellas según el método circular de Kimura, para conseguir una población de animales que eviten trastornos de consanguinidad, igual procedimiento se sigue con los cerdos duroc contando con animales de 5 orígenes diferentes.

La monitorización de datos se realiza con el programa PigCHAMP®, y bases de datos propias manejadas en Access, mediante tratamiento de datos por sistema “bluck” se seleccionan los animales de mayor valor zootécnico y coeficiente de heredabilidad por familia, serán aquellos animales que cumpliendo una producción regular en al menos 5 ciclos consecutivos se empleen como reserva genética (abuelas y abuelos), eligiendo una serie de parámetros que en su conjunto permitan identificar a un grupo de cerdas de mejores índices productivos, que se emplearán para obtener el resto de reproductores (madres) de la explotación.

  • Cerdas ibéricas puras

Durante nuestra visita, Juan Luis Criado nos señaló alguno de los criterios de selección utilizados para escoger las futuras reproductoras, siendo el factor prolificidad uno de los más exigentes y ello a pesar de su escasa heredabilidad. Así, para considerar a una hembra como abuela e incluirla en el grupo de multiplicación, ésta ha de producir en cinco ciclos consecutivos más de 21 lechones destetados por año.

Como pudimos comprobar, son cerdas muy maternales con un buen número de mamas útiles, normalmente seis pares, circunstancia que ayuda a mantener la relativamente elevada tasa de lechones destetados. También pudimos ver como los lechones nacen con un buen peso medio de 1,48 kilos, destetándose con 6,63 kilos de media a los 26,3 días; cifras estas muy válidas para el ganado ibérico en pureza.

Tras el destete, los lechones se trasladan a unos corrales de transición de tipo convencional, manteniéndolos en ellos hasta que alcanzan un peso de 20 a 25 kilos al que llegan en torno a los 40 días de estancia. La alimentación en esta fase tiene lugar por medio de pienso húmedo suministrado en tolva cónica tipo danés.

La siguiente fase se desarrolla a campo, si bien también con alimentación controlada en racionamiento semihúmedo. Para albergarse, el ganado cuenta con unas instalaciones muy sencillas y bien diseñadas, permaneciendo en las mismas hasta que alcanzan la edad de 4 meses y medio con un peso de 40 a 45 kilos. La cría de este tipo de ganado pasa obligadamente por una serie de periodos singulares, acomodados a las peculiaridades de la dehesa; así pues, tras la etapa anterior, se inicia otra de crecimiento-cebo en el que los animales se agrupan en lotes a una densidad de 12 cabezas por hectárea, en parques acotados con ese fin.

Las hembras de selección y reposición siguen, sin embargo, otro circuito. Así, tras superar la fase de postdestete, se reparten en lotes separados en cercados a campo igualmente, en los que permanecen hasta los ocho meses, edad en que se inicia la detección del celo. La práctica de recela es bastante difícil en el caso del ibérico y por ello debe contarse con personal experto en realizar estas labores. El sistema puesto a punto para este fin en Finca La Contienda es muy eficaz y se basa en ofrecer lotes de quince cerdas a la presencia y contacto simultáneo de seis machos separados. Tras esta fase de incitación, se pone en marcha otra de verificación en la que se emparejan machos con hembras. Una vez superada esta, se espera al siguiente ciclo para proceder a la inseminación, integrando a las primerizas preñadas en las bandas de producción.

La gestación confirmada se de-sarrolla en grupos de ocho cerdas en parques dotados con unos sencillos alberges que les sirven de resguardo. La alimentación se suministra por medio de un dosificador que atiende a cada dos cerdas, dispensándose el pienso en el suelo. La sala de partos, sin embargo, responde a un modelo convencional, en una nave con ventilación natural de ventanas abatibles laterales y chimeneas centrales regulables, de modo que puedan provocarse y aprovechar las corrientes de aire.

Nutrición

Este es otro de los apartados en los que se constata como en Finca La Contienda se practica un sistema de gestión muy profesionalizado, moderno y perfectamente adaptado a las necesidades del cerdo ibérico.

Nos comenta Juan Luis Criado que las necesidades nutricionales del cerdo ibérico han sido mucho menos estudiadas que las del cerdo blanco, lógicamente por su producción tradicional condicionada al aprovechamiento de recursos naturales. En ausencia de datos específicos referentes a las necesidades de nutrientes, la formulación de piensos compuestos destinados a la alimentación de los reproductores se realiza con soporte científico de recomendaciones de razas precoces, aunque la raza ibérica presentan marcadas diferencias desde los puntos de vista productivo y metabólico con razas porcinas precoces, realizando ajustes principalmente en la lactación orientados a optimizar la salida en celo postdestete de las cerdas, principalmente en los aportes minero-vitamínicos y fuente energética, esta serie de actuaciones nutricionales específicas contribuyen igualmente a mejorar la producción láctea de las cerdas en maternidad, minimizando así los problemas de la camada y consiguiendo una mejora en el parámetro correspondiente al número de lechones destetados así como de su peso medio.

  • Nave de partos

Se ha abierto una línea de investigación con objeto de trazar las curvas de crecimiento tanto de ibéricos en pureza racial como de cruzados con duroc en las fases de crecimiento y engorde en la modalidad de cebo campo (< 15 cerdos/Ha sacrificados a la edad mínima de 12 meses), para poder ajustar la velocidad de crecimiento, deposición proteica y eficiencia energética al peso comercial de sacrificio de 15 @ ( 172.5 Kg).

El periodo de crecimiento y cebo, también reviste unas especiales características en La Contienda. Los cerdos de raza ibérica son más voraces en consumo de alimentos que estirpes precoces, según datos propios registrados en la finca un 15% más, contemplando también el desperdicio de pienso debido a la forma de comer y tipo estándar de tolvas silos utilizadas de forma convencional para alimentar cerdos en régimen extensivo. En esta fase se trabaja por medio de alimentación líquida racionada. La ración suministrada se ajusta sistemáticamente a la curva de crecimiento diseñada para el objetivo comercial perseguido, y siempre por debajo al techo genético de crecimiento del animal, empleando además para su elaboración una serie de coproductos, muy interesantes principalmente derivados de la fabricación de zumos y de la industria cervecera que abaratan de un modo considerable el coste de alimentación. Además, las levaduras de la cerveza aportan una serie de proteínas de alta digestibilidad que permiten un desarrollo muscular muy eficaz y proporcionado, así como un menor crecimiento de la grasa dorsal y una infiltración grasa en el músculo más eficiente. Por tanto, con aportes en la fórmula de sólo un 3% de proteína por medio de ingredientes tradicionales, en La Contienda llegan a conseguir incrementos notables de la proteína final de la ración mediante el empleo de estos cooproductos de la industria agroalimentaria. Asimismo, aportaciones de aceite de extracción de orujos de oliva en la ración, inducen a la formación de perfiles de ácidos grasos similares a los de la bellota, consiguiendo unas piezas destinadas a la industria de alto valor debido a la calidad que confieren al producto final.

La elaboración del pienso tiene lugar en la propia finca, de modo que la confección de las raciones se ajustan a las necesidades programadas en función del aporte nutricional de las materias primas utilizadas, de parámetros de calidad cárnica perseguidos, de la modalidad de cebo, y del patrón racial, teniendo en cuenta las características singulares de este tipo de ganado, destacando la especial predisposición del cerdo ibérico para formar tejido graso en detrimento de magro, la baja eficiencia proteíca que condiciona en las dietas empleadas a optimizar la eficacia metabólica con raciones con bajos niveles de proteína, utilizando como fuentes nitrogenados materias primas y cooproductos que aporten proteínas de alta digestibilidad, con gran riqueza de aminoácidos esenciales, previniendo así trastornos digestivos y el consiguiente peligro medioambiental con el incremento de la excreción de detritus nitrogenados.

El pienso, una vez elaborado, se distribuye entre los diferentes silos repartidos por toda la finca, siendo su dispensación automática.

Plano de la instalación del sistema radial que abarca una superficie de  383 Ha, contando con 4.500 palazas en cebo a campo mediante  alimentación líquida.

Plano de la instalación del sistema radial que abarca una superficie de 383 Ha, contando con 4.500 palazas en cebo a campo mediante alimentación líquida.

I + D + i

La Fundación La Contienda, no se limitan exclusivamente a perseguir una producción de porcino ibérico de calidad, utilizando para ello los más elevados estándares productivos, sino que también desarrollan una importante labor de referencia en el ámbito de la investigación, colaborando para ello con Centros de Investigación, Universidades y empresas privadas.

Se desarrollan líneas de investigación en las áreas de equipamientos para sistemas extensivos e instalaciones integradas en el medio natural, nutrición en los ámbitos zootécnicos y parámetros de calidad cárnica, genética, producción sostenible en el medio de la dehesa, y sanidad en porcino.

El diseño de las instalaciones hace que en todas las fases de producción se puedan realizar ensayos con un mínimo de 24 réplicas, por lo que se trata en su conjunto de una explotación experimental, con la especial connotación de que se pueden realizar ensayos hasta edades de sacrificio superiores a 12 meses.

Los proyectos que actualmente se acometen o que se han realizado en este entorno han sido muy variados, mereciendo citar algunos como: eficiencia y homogeneidad en la distribución de alimento líquido sobre 1000 metros lineales de comedero en el que han intervenido empresas de equipamientos y de aditivos para la nutrición animal, curva de crecimiento de primales (cerdos destinados a la montanera del año siguiente, edades superiores a 12 meses) en función del mes de nacimiento y estándar racial, realizado con la Universidad de Sevilla y la empresa Pork Global Gestion S.L., aportación de la levadura de cerveza en la distribución y tipo de grasa intramuscular, características estructurales y metabólicas de los tipos de fibras musculares, desarrollado en colaboración con la empresa Alimentación Animal Sostenible S.L. Influencia del ejercicio y parámetros de bienestar en la proporcionalidad de los tipos de fibra muscular como parámetro de calidad cárnica, en el que han participado Certicalidad S.L. y Universidad de Sevilla. En el ámbito de la genética se está realizando un trabajo conjuntamente con el equipo investigador de la Diputación de Huelva sobre caracterización de algunas estirpes de cerdo ibérico. En el área de la sanidad animal cabe destacar el que han efectuado hace poco tiempo en colaboración con los laboratorios Boehringer Ingelheim, se trata de un estudio destinado a valorar el rendimiento económico en relación con el importante dilema que afecta a las actuales explotaciones de porcino, en lo que se refiere a la opción de vacunar a sus efectivos frente a “circovirus” y “mycoplasma”, con su combinación de vacunas FLEXCombo®. Esta experiencia tiene una enorme importancia ya que se realizó por el periodo de un año, llegando a valorar la repercusión zootécnica en rendimientos de canal y despiece en cerdos sacrificados a edades de 12-13meses. Los resultados de este trabajo fueron expuestos en la IPVS 2012 celebrada en Corea, y han sido presentados por el propio Juan Luis Criado en el último symposium de Anaporc celebrado el pasado mes de octubre en Lisboa.

Unas opiniones cualificadas sobre el sector del cerdo ibérico

Aprovechando nuestra visita a la Finca La Contienda, hicimos partícipe a Juan Luís Criado de una serie de interrogantes relacionados con el sector del cerdo ibérico, sobre los que nos ofreció su cualificada opinión. En relación con la situación actual por la que atraviesa el sector, nos indicó que ésta sigue siendo crítica pues, desde su perspectiva, es uno de los sectores más descapitalizados dentro del conjunto de la ganadería española. En la actualidad, la demanda es muy superior a la oferta, con la disfunción derivada de esta peculiar situación. Por otro lado, las industrias transformadoras que han podido sobrevivir dentro del sector están recibiendo los pagos del comercio con mucha demora, situación que trasladan también a sus proveedores ganaderos. Las empresas que aún se mantienen es gracias a que cuentan con contratos de comercialización, pero aún con ellos, su situación general es de pérdidas.

A pesar de este panorama en cierta medida desolador, estima que a medio y largo plazo será un sector viable y con muchas posibilidades. El ibérico es un sector que disfruta de un importante hueco en el mercado de consumo como producto de alta calidad o de gourmet, por lo que cuando la situación económica general se recupere, también mejorará su consumo y por tanto el precio.

Sin embargo es un sector que cuenta aún con muchas debilidades, pues en líneas generales se encuentra sin tecnificar. Ciertamente que los productores han ganado mucho dinero en un corto espacio de tiempo, pero estos beneficios nos han sabido dedicarlos a mejorar la tecnología productiva y a invertir adecuadamente.

Un elemento capital que afecta a este tipo de producción es el de la denominación de origen. A este respecto, resulta fundamental que cuanto antes se clarifiquen las diferentes posturas que existen al respecto y se decida la puesta en marcha de una norma razonable que valore adecuadamente el esfuerzo fundamental que supone la producción singular de este tipo de ganado que plantea muchas dificultades y hándicaps en relación con la cría del porcino blanco.

Sobre este aspecto interviene también Juan Antonio González, encargado de la finca y que cuenta asimismo con una gran experiencia en la cría y manejo de este ganado. Destaca la importante evolución tecnológica que ha experimentado la cría del cerdo, al menos en lo que se refiere a lo practicado en la Finca La Contienda. Sin embargo, todas estas mejoras tecnológicas incorporadas al sector han de realizarse valorando siempre la experiencia de campo, especialmente la que pueden aportar personas como él, que viene dedicándose a estos menesteres desde hace largo tiempo. Aunar técnica con experiencia es probablemente la mejor fórmula para obtener el óptimo resultado en la cría de este singular ganado.

 

 

Sobre el Autor:

Avances
×

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies