LECHONES NACIDOS VIVOS

| 20 Noviembre, 2013 | 0 Comentarios

El número de lechones nacidos totales es el sumatorio de los nacidos vivos más los nacidos muertos (incluye macerados) y los momificados. Es lo que se conoce como tamaño de camada, y por supuesto, aquí el tamaño sí que importa, dándonos una visión cercana al potencial genético real de nuestras cerdas, sanidad de la granja, pautas de manejo reproductivo, calidad de instalaciones y del personal implicado.

Nacidos Vivos

Sabemos que desde el número de ovocitos que la cerda ovula hasta los lechones nacidos totales, estos suponen sobre el 50 % de los primeros. Sin duda son muchas pérdidas para que nos dejemos más lechones por el camino. Y de forma práctica, no es factible destetar once lechones por camada sin no nacen más de once vivos.
La mejora genética centrada en prolificidad nos ha dado lugar a un incremento del número de lechones nacidos totales por camada con un mayor porcentaje de lechones de bajo peso, centrándose hoy la selección en lechones nacidos vivos al día 5, ya que como bien sabemos el porcentaje de mortalidad de los lechones de menos de un kilo supera el 80 %, y dicha mortalidad a su vez supone ese 80-85 % en los primeros 5-7 días de vida. Por lo tanto el tamaño de la camada lo debemos entender como una intersección entre el número de lechones nacidos vivos y peso de la camada viva al nacimiento. De ello dependerá tanto el tamaño de camada por cerda presente y año (25, 28, 32, 35), como los kilos nacidos por cerda/año (130, 140, 150, 160 kg) que guardan relación con los kilos destetados (60, 65, 75, 85) y los kilos vendidos por cerda y año (2.000, 2.200, 2400, 2.600 kg), como objetivo de producción final. Obviamente las diferencias de las mejores a las peores granjas superan el 20 %, que es un margen bruto que nos puede hacer estar en beneficios o pérdidas en una misma situación financiera y de comercialización.

FACTORES INFLUENCIA

En la práctica es prioritario tener objetivado que las anotaciones son precisas, y que somos capaces de trasladar a las personas que trabajan en partos, la correcta toma de datos de cada cerda y banda de partos, apuntando absolutamente todos los lechones que nacen, y cómo están en el momento de la nacencia, esto es: nacidos vivos, nacidos muertos, macerados y momificados. Entre los dos primeros, debemos enseñar a diferenciar sobre todo de los que nos encontramos muertos, si estos realmente nacieron muertos, se asfixiaron durante el parto (serán nacidos muertos) o nacieron vivos y murieron posteriormente por frio, aplastamiento, hipoglucemia.. (en caso de duda podemos realizar la prueba de flotación de los pulmones en agua). Si, como en ocasiones, no estamos seguros de que las anotaciones estén bien tomadas, antes de realizar ninguna valoración, debemos proceder a testar que todo esto se hace correctamente en la supervisión de los partos con los encargados de realizar dicho trabajo en la granja.

Grafica Lechones nacidos vivos

 

 

Autor del artículo:
Eugenio Fernández Moya
Veterinario Director de Explotación de IBÉRICOS DE ARAUZO

 

Sobre el Autor:

Avances
×

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies