RESUMEN DE LA CONFERENCIA DE PORCINO ALLEN D´LEMAN: SCIENCE – DRIVEN SOLUTIONS. (II)

| 11 enero, 2013 | 0 Comentarios

INTRODUCCIÓN

Autor del reportaje: Antonio Palomo Yagüe

Autor del reportaje: Antonio Palomo Yagüe

El objetivo de este trabajo es plasmar de forma directa y práctica, las principales conclusiones de la Conferencia de Porcino organizada por la Universidad de Minnesota, dentro de su departamento de formación continuada acreditada en honor al Veterinario Allen D. Leman (1944 -1992), quien falleció a la temprana edad de 48 años practicando deporte después de una reunión científica en Francia, y que se caracterizaba entre otras cosas, y en boca de muchos de sus alumnos por su pasión, carisma, calidad personal, proactividad, inspiración por la buena ciencia y la buena práctica, así como por su sensibilidad a los costes de producción, siendo un líder de la profesión Veterinaria en porcino.

En su 39ª edición participamos 800 veterinarios de porcino, en su mayoría americanos (Canadá, EEUU, Brasil, México). El programa estaba centrado en cinco seminarios previos durante el fin de semana, 3 lecciones magistrales, 4 intervenciones puntuales y 93 conferencias, sumada a una amplia sesión de posters (54), de los que un comité de tres personas seleccionó cuatro para su presentación oral, destacando el de nuestra compañera española Carmen Alonso sobre sistemas de filtración de aire en la prevención de infecciones por virus del Síndrome Reproductivo y Respiratorio Porcino.

Como estructura de este resumen, que será publicado en dos partes, agrupo el contenido en 8 apartados, comenzando cada referencia por el nombre del primer autor de cada uno de los trabajos. De esta manera, el esquema es el siguiente:

- General
- Síndrome Reproductivo y
Respiratorio Porcino (SRRP)
- Gripe porcina
- Mycoplasmas spp
- Patología digestiva
- Nutrición
- Reproducción
- Miscelanea.

PATOLOGÍA DIGESTIVA

HOOGLAND. M.- La sencilla barrera del epitelio digestivo juega un papel esencial en la adecuada digestión y absorción de nutrientes, al tiempo que sirve de barrera de defensa frente a patógenos, toxinas y metabolitos innecesarios . Cuando no funciona correctamente los resultados son frustrantes (diarrea, deshidratación, pérdida de peso, menor ganancia media diaria, peor índice de conversión, mayor tasa de colas, aumento de gasto terapéutico y alimentario). El stress en el momento del destete aumenta la permeabilidad intestinal, la inflamación y adhesión de bacterias al intestino. Los múltiples stress en dicho momento, suelen tener un efecto sumatorio (instalaciones, ambiente, pienso, grupo social, transporte, vacunas, inyectables…). Las causas más comunes ligadas a diarreas después del destete son:

  • Ambiente en lechoneras (temperatura y fluctuaciones de la misma – frio y su relación directa con la severidad de colibacilosis).
  • Bioseguridad: vacios sanitarios estrictos y medidas de sanidad en general.
  • Edad al destete: mayor riesgo cuanto menor edad tienen los lechones (19 > 21 > 24 > 28 días de vida).
  • Programas de renuevo y aclimatación primerizas: incluye programa de vacunaciones.
  • Adecuada toma de calostro en primeras 24 horas.
  • Vacunación: tipo y tiempo – momento de la misma.
  • Alteración de la flora saprofita del cerdo por uso de antibióticos de forma indiscriminada y no responsable, que modifica la misma, impidiendo que esta actúe como barrera de protección frente a patógenos.
  • Errores en la formulación de piensos (proteína bruta, fibra bruta, proteína soja, óxido zinc..). El uso de lactoiniciadores reduce el impacto de la hipersensibilidad a la harina de soja después del destete. La misma dieta afecta directamente al crecimiento de la flora comensal y patógena dentro del tracto gastrointestinal.
  • Momento de cambios de dieta por edad, peso, consumo y días de estancia.
  • Calidad del agua de bebida y su impacto potencial sobre la salud digestiva (contenido de minerales – sulfatos, coliformes y parásitos..).

MADSON, D.- Las causas primarias de diarreas en los cerdos no siempre son infecciosas, y pueden estar relacionadas con la alteración de la fisiología del cerdo. Es necesario conocer los mecanismos de la diarrea, como son inflamatorios, hipersecreción (bacterias), mal-absorción (infecciones por virus y parásitos), aumento de la permeabilidad intestinal y cambios osmóticos correlacionados con la dieta (pienso y agua). Las principales causas de diarreas según la fase de producción son:
Lechones lactantes:

  • Infecciosas frecuentemente asociadas a factores de manejo.
  • Clostridium perfringens tipo A.- Escherichia coli.
  • Clostricium difficile – edema en mesocolon.
  • Isospora suis – enteritis necrótica de intestino delgado.
  • Rotavirus y Coronavirus – GET.

Lechones después del destete y cerdos de engorde:
Más bien multifactorial (infección, dieta, stress, agua, cambio y/o composición del pienso).Los principales problemas que se manifiestan como diarrea son:

  • Escherichia coli: intestino delgado congestivo e hiperémico. Atención a la interpretación de los análisis de laboratorio.
  • Salmonelosis: S. cholerasuis – septicemia y diarrea.
  • S. typhimurium -. Enterocolitis en ciego y colon, lesiones fibrino necróticas y botones ulcerosos en intestino grueso.
  • Lawsonia intracellularis: proliferación en enterocitos inmaduros con múltiples formas clínicas (aguda, crónica y subclínica).
  • Brachispira hyodisenteriae – disentería porcina y Brachispira pilosicoli -. Colitis. Recientemente han aparecido nuevas cepas ligadas a cuadros graves – cepas altamente haemolíticas.
  • Diarrea por Circovirus – afecta al intestino delgado y grueso en forma de enteritis.
  • Diarrea no infecciosa o disbacteriosis:

- Aumento de niveles de polisacáridos no amiláceos que determinan un aumento de los niveles de fibra en contenido de colon alterando la flora digestiva.
- Niveles elevados de micotoxinas (ocratoxina y DON sobre todo), factores antinutricionales y minerales.
- Calidad del agua de bebida: niveles elevados de sólidos totales disueltos y sulfatos.
- Piensos en gránulo frente a harina aumenta la incidencia de diarreas inespecíficas.

NUTRICIÓN

REEVES, D.- La variabilidad de pesos de los cerdos tiene un gran impacto sobre el pienso – nutrientes, fases y estrategias de alimentación. La optimización de costes sobre el costo de alimentación es muy variable en granjas americanas, estimándose una desviación estándar de dicho margen de hasta 28 $/cerdo (MOFC – margin over feed cost). Cuando el pienso es caro debemos vender los cerdos con bajo peso, salvo que el descuento del matadero no supere la ventaja sobre el costo de alimentación. Dicho margen debe calcularse sobre cada categoría de pesos de canales/vivo al sacrificio, teniendo unas pérdidas de oportunidad que van de 0,85-5,00 $/cerdo. Lógicamente dichos márgenes serán muy variables dependiendo tanto del precio del pienso como del precio de mercado del cerdo.

PATIENCE, J.- La alimentación supone sobre el 75 % de los costes de producción en las granjas, siendo la energía el nutriente más costoso (70-90 % Materia seca). Los carbonos los oxida el animal para producir energía necesaria para sus funciones bioquímicas, síntesis de proteína y lípidos, activar iones de transporte, regular el potencial de membrana y el movimiento muscular. La genética y el peso vivo determinan el grado de potencial de retención de energía en el cuerpo. El consumo de energía y su modulación determinan la utilización de otros nutrientes y limitan los parámetros productivos. El reparto de dicha energía ingerida va para cubrir las demandas de mantenimiento y producción.

Las leyes de la farmacodinámica son esenciaels para entender el flujo de la energía de los alimentos a los tejidos, y como base para la vida. Las principales expuestas son:

  • La energía cambia de forma, ni se crea ni se destruye (estado de la energía).
  • Energía ingerida= energía retenida en tejidos + calor producido + energía excretada

Todas las formas de energía son convertibles a calor (Ley Hers). El resultado calorimétrico de medida de calor producido al oxidarse un gramo de carbohidrato o de lípido a CO2+H20 es igual al calor producido por el animal al oxidar la misma cantidad de grasa.

Apuesta por el concepto de energía neta (EN) como principal predictor del valor energético de los piensos y cálculo de la eficiencia energética, con más sentido en piensos fibrosos. La energía metabolizable (EM) se deprecia en dietas con altos niveles de proteína. Hace una diferencia apreciable entre energía bruta, energía digestible (ingerida – energía heces), energía metabolizable (energía digestible – energía orina y gases). Define la energía de mantenimiento como la requerida para mantener un balance energético cero con una deposición cero de proteína y lípidos.

La pérdida de calor es proporcional al área de superficie del cerdo. La superficie basal de calor producido por unidad de peso vivo decrece a medida que aumenta el peso vivo, de forma que cerdos de más peso tienen una relación de metabolismo basal inferior por kilo. Dichas necesidades energéticas de mantenimiento incluyen la de moverse, tumbarse, levantarse, comer, beber, mantenimiento temperatura corporal y del sistema inmune. En las modernas líneas genéticas más conformadas que tienen mayor capacidad de deposición de proteína, también tienen incrementado su metabolismo, y como consecuencia el coste metabólico de mantenimiento es mayor. La variabilidad en las necesidades de mantenimiento son elevadas y están afectadas por el sexo, edad, genética y ambiente. Los exponentes y coeficiente de las ecuaciones alométricas están relacionadas con bases puramente empíricas. Así la eficiencia en la utilización de la energía de las materias primas y piensos pueden verse afectada por una pobre interpretación de los sistemas de energía. El coste energético para la absorción de alimentos varía dependiendo de la composición en carbohidratos, lípidos y aminoácidos del mismo. Las pérdidas de energía asociada con la conversión de glucosa en grasa va del 16,2 al 22,8 %. Igualmente la energía necesaria para producir ATP varía dependiendo del sustrato que soporta la oxidación. Así, si partimos de proteína y acetato, las pérdidas de calor relativa a la glucosa son un 28 o 18% mayores. Las pérdidas de energía en diferentes funciones de mantenimiento son variables (circulación sanguínea, respiración, alimentación, actividad, recambio proteico, potencial de membrana, gasto hepático, renal, cardiaco, nervioso y muscular). El gasto de mantenimiento de energía en cerdos de engorde se estima en un 35 % del total de la energía ingerida. Así, debemos prestar especial atención a los procedimientos de manejo para minimizar la energía de mantenimiento y mejorar la eficiencia alimenticia.

ALLEN, M.- El tracto gastrointestinal del cerdo es rico en bacterias comensales (500 en humanos y 1.000 en porcino). La mayoría son beneficiosas para el hospedador, actuando sobre la síntesis de vitaminas, la fermentación de moléculas orgánicas, el desarrollo del sistema inmune y la exclusión de patógenos. Lógicamente, su alteración produce un impacto negativo sobre la salud del hospedador y la excreción de patógenos. El estudio de la flora se lleva a cabo por metagenómica. Los tratamientos antibióticos tienen una importante implicación en cómo evoluciona o se modifica la flora gastrointestinal. La flora microbiana varía según su localización intestinal y la edad del cerdo.

SUPPLE, A.- La suplementación de Sacharomyces cerevisiae bouladi durante 3 semanas antes del parto (2×109 cfu/kg) y toda la lactación (1 x 109 cfu/kg) reduce la incidencia de mamitis, diarrea de lechones, mortalidad en lactación y mayor peso de la camada al destete.

STARK, C.- El incremento del coste de materias primas pienso nos lleva a optimizar los sistemas de fabricación para mantener la competitividad, Es importante que todos los trabajadores en los diferentes escalones del sistema productivo estén bien informados y sean conscientes. Dentro de la fabricación de pienso, hay tres pilares a controlar, como son:

  • Compra de materias primas: gestión, logística, control de calidad. Definir un estricto y seguro control de calidad entre equipo de compras, laboratorio de control de calidad y equipo de producción. Es importante desarrollar y mantener los valores de las matrices de formulación, controles de entrada de materias primas – su recepción, control de stocks y tiempo de cada materia prima, calidad del pienso final al incorporar una materia prima nueva o varias los porcentajes (calidad gránulo, densidad y palatabilidad). Las fichas técnicas de cada materia prima, las etiquetas, los albaranes de origen deben ser perfectamente comprobados, El protocolo de análisis de cada materia prima debe llevarse a cabo (tamaño muestra, NIR, micotoxinas..). Importante analizar los niveles de humedad y cenizas siempre. Los nutrientes de la matriz de formulación deben registrar los valores representativos de las muestras recibidas, pudiendo utilizar el coeficiente de variación como margen de seguridad en la formulación.
  • Proceso de fabricación de piensos: en la molienda es esencial controlar el tamaño adecuado de partículas y su desviación. Para ello, los protocolos de mantenimiento de los molinos (martillos, cribas) son básicos. Esto reduce el coste operativo de producción (aumentar 2,5 veces los costes de mantenimiento reduce hasta un 24 % los costes operativos por tonelada de pienso – electricidad, mantenimiento, trabajadores, inversión capital). Además, una peor calidad del tamaño de partícula penaliza los resultados productivos (índice de conversión y ganancia media diaria). Cualquier cambio, por pequeño que sea, en la lista de ingredientes del master de la fórmula con el peso individual de cada uno de ellos, puede crear desviaciones significativas en el inventario con el tiempo (1 año). La uniformidad de la mezcla – homogeneidad de mezcladora se debe controlar, considerando un coeficiente de variación (< 10 % como excelente, 10-15 % como bueno) Para ello se analiza el contenido premeditado de Na (inclusión niveles de sal) o de aminoácidos sintéticos. La efectividad en el proceso de granulación para obtener un pellet de buena calidad (índice de durabilidad – PDI y porcentaje de finos) en fábrica y en el comedero de la granja, es necesario para los costes, tanto de fabricación como finales de producción (índice de conversión y pérdidas de pienso).
  • Pérdidas de pienso y distribución en granjas: el sistema de órdenes de pedido debe estar bien automatizado, definido y controlado por responsable que pueda tomar decisiones a tiempo real, comunicando directamente con el jefe de producción (problemas de producción pienso) , pedidos (restricción de materias primas) y responsable de granja (emergencia, pienso medicamentoso, periodos de supresión..). Una correcta política operativa es necesaria para seleccionar los viajes de pienso (tamaño, capacidad cubas, compartimentos, caminos, carreteras, distancias, tiempos carga-traslado.-descarga..) y reducir dichos costes operativos.

FREDERICH, B.- La producción porcina se basa en transformar–convertir materias primas pienso en fuente de proteína para consumo humano. Alimento, agua y aire son esenciales para la vida del cerdo y sus resultados de producción. Para optimizar la eficiencia alimentaria es preciso trabajar de forma interactiva entre genética, nutrición, sanidad, manejo y ambiente. Es preciso conocer el potencial genético de nuestros cerdos, tanto en cuanto a su deposición de proteína como en ganancia media diaria, para lo que precisamos conocer su capacidad real de consumo diario. El adecuado balance entre parámetros reproductivos y valor total del producto final nos aproximan a la óptima eficiencia alimenticia. Indiscutiblemente, la salud juega un papel esencial en la eficiencia del pienso que no se utiliza para la deposición de proteína, aumentando los días a matadero. Así, el trabajo mano a mano entre veterinarios de campo y nutricionistas, y viceversa es básico para alcanzar dichos objetivos. El contenido en energía de los piensos es uno de los más importantes factores de predicción de los resultados productivos derivados de la utilización del pienso. El nivel de energía se modulará en base a las necesidades productivas de fabricación y mercado del producto final.

La clave en la selección del tipo de comedero debe ser el equilibrio entre un óptimo crecimiento y eficiencia alimenticia. El conocimiento de la misma en cada fase de producción debemos conocerla, ligada a los kilos de pienso por kilos de carne y las kilocalorías para reponer un kilo de carne , así como el coste final (E/kg carne).
BEAULIEU, D.- La eficiencia alimenticia la definen como la relación pienso: ganancia o ganancia: peso. Para poder comparar dicha eficiencia es preciso realizar los controles en nuestras granjas sin cambiar el valor energético del pienso ni las pautas de manejo. Así, la eficiencia definida como el coste de ganancia (€/kg ganancia) o retorno sobre coste pienso (retorno neto / coste pienso o incremento de coste pienso). Dentro del elevado porcentaje de pienso sobre el coste de producción (70-75 %), la energía del mismo representa hasta el 85 % de su coste. www.porkgateway.com

El uso de la energía neta (EN) sobre la energía digestible o energía metabolizable en la valoración de la misma y su eficiencia en piensos con elevados niveles de proteína (se requiere energía para el turnover proteico) y fibra; así como cuando trabajamos con varias materias primas alternativas y subproductos, lo considera prioritario. Cuando el contenido de energía real del pienso se reduce, el índice de conversión aumenta, se reduce la ganancia media diaria, aumenta la deposición grasa, aumentan los días a matadero y se mantiene el rendimiento de la canal. Así, la valoración precisa relativa entre ahorro del coste por tonelada por reducir la energía, y el coste kilo carne repuesto, deben tenerse en cuenta para mejorar la eficiencia alimenticia. Tener bien valorada cada materia prima en su valor energético, y la posible variabilidad son esenciales para realizar dicho ejercicio de nutrición.

REPRODUCCIÓN

HUERTA, I.- La membrana plasmática del espermatozoide del verraco es muy sensible a cambios de temperatura. Seleccionan varios componentes del diluyente seminal (azúcares, buffer, antioxidantes, antibióticos y crioprotectores) para proteger las dosis seminales de las fluctuaciones de temperaturas frente a conservación en refrigeración con buenos resultados.

HURLEY, W.- La lactación es una actividad dinámica que envuelve a la cerda y su camada. La entrada a sala de partos con varios días previos es precisa para aclimatarse antes del stress que supone el parto. La mayoría del incremento de la glándula mamaria en tamaño tiene lugar en el último tercio de la gestación, la cual se estimula por varias hormonas mamogénicas (estrógenos – placenta, progesterona y relaxina desde ovarios y prolactina y hormona del crecimiento desde la pituitaria. Las glándulas anteriores y medias tienen mayor masa que las posteriores. Desde el momento en que comienza el parto se libera oxitocina y ya puede haber calostro. En esta primera fase se produce un desarrollo de células involucradas en la síntesis de leche del aparato mamario. La segunda fase de lactogénesis viene a continuación del aprto, centrándose en la producción de calostro que está regulado por los glucocorticoides desde las glándulas adrenales, y la prolactina de la parte anterior de la pituitaria.

Nada más nacer los lechones se establece un orden de preferencia por una glándula mamaria, que se define por el orden preciso hasta el final de la lactación. Cada lechón se fija en una sola mama durante la misma, y de la que no maman sufre una recesión. Los periodos de eyección de la leche ocurren a intervalos regulares, lo que queda establecido a las 12 horas después del parto. Este intervalo dura de 45-60 minutos. El mantenimiento de la lactación se define por la repetición en las tomas de leches producida por las glándulas mamarias por parte de los lechones. Cada glándula es independiente del resto. Suele haber una relación significativa entre el tamaño de la glándula mamaria con el crecimiento de cada lechón.

Cuando los lechones estimulan físicamente el pezón se libera oxitocina, comenzando la eyección de la leche a partir de los 25-30 segundos del inicio, durando tan solo 10-20 segundos la eyección, y considerando que la glándula mamaria queda vacía, completándose de nuevo a los 35 minutos posteriores. El crecimiento mamario y la producción total de leche dependen de numerosos factores, como la nutrición, ambiente, genética, stress, sanidad, número de parto, estado de lactación, localización glándula mamaria. A mayor tamaño de camada, mayor producción lechera, pero menor producción por lechón diaria. Cuando por cualquier circunstancia no se renueva toda la leche regularmente de una glándula mamaria la producción lechera se va inhibiendo gradualmente. Una glándula con 3 días sin mamar un lechón pierde toda su capacidad de producción lechera. De la misma manera, después del destete se produce una regresión mamaria completa en el plazo de 7 días. La glándula que en la primera lactación ha producido leche produce más en la segunda lactación, que aquellas no funcionales en la primera . En adopciones y cesiones debemos considerar que disponemos de 48 horas antes de que la glándula mamaria en cuestión comience a perder actividad lechera.

COLEMAN, L.- La mortalidad anterior al destete se estima elevada en la práctica de muchas granjas (nacidos muertos más muertos en lactación), suponiendo casi uno de cada cinco lechones. Llaman la atención de la necesidad de hacer un manejo pormenorizado en los 3-5 días anteriores y posteriores al parto, con atención individualizada (toma calostro, adopciones, ambiente). Importante preparar adecuadamente al personal para dicho trabajo especializado (fiebre cerda, sacar lechones,toma calostro, funcionamiento de cada mama, atención lechones pequeños, adoptados – cedidos, consumo pienso máximo en la cerda).

POLLMAN, F.- La industria ha medido la productividad primaria de las cerdas en base a los lechones destetados por cerda y año, así como la mortalidad en lactación. Son parámetros menos predictivos de indicadores de costes que el número de lechones destetados por cerda inseminada. La productividad de la cerda en su vida se define por la NPB (National Pork Board) como el número total de lechones de calidad destetados durante dicha vida productiva, desde que se inseminan por primera vez hasta que salen a matadero. El coste de una cerda incluye el valor del animal, su plus genético, coste de desarrollo, alimento, gastos sanitarios, personal, energía.. A mayor longevidad, mayor dilución de los costes por ciclo y lechón producido. En base a un coste de 400 $ por cerda de renuevo, pasar de una media de 3,6 a 4,6 partos/cerda/desechada, suponen una reducción media por lechón destetado de 1,9 $. En USA están en una tasa de reposición anual del 50 %, con media de 3,5 – 3,8 partos por cerda sacrificada y menos de 40 lechones producidos por cerda en su vida productiva. La tasa de desecho incluye fallo reproductivo, cerdas viejas, cerdas con mala productividad, problemas locomotores, mortalidad y mala condición corporal y de camada al destete.

Las principales áreas para mejorar la vida productiva de una cerda son el manejo de las futuras reproductoras, selección en parámetros genéticos en diferentes fases desde el destete a la inseminación, condición corporal – edad y peso definidos, condiciones ambientales, espacio, instalaciones para nulíparas en desarrollo, pienso específico y plan de vacunación. A ello deben sumar sobre todo su prolificidad, fertilidad y ratio de mortalidad.

FLOWERS, WL.- EL desarrollo de los órganos reproductivos (ovarios, útero) comienza al día 50 de gestación, siendo intrauterino. El peso al nacimiento guarda relación con su vida reproductiva posterior (tamaño órganos). El crecimiento de las cerditas antes del destete es un muy buen indicador de su potencial de longevidad. Hay una evidencia considerable en que las cerditas que antes responden al efecto macho tienen mayor longevidad y productividad. La exposición al verraco es necesaria, comenzando a los 140-150 días de vida. El desarrollo de la vulva al día 95 de vida y su peso vivo, así como si alcanzó la pubertad antes del día 200 de vida son también otros buenos indicadores de una larga longevidad.

CASSADY, J.- La longevidad se identifica como un factor crítico de competitividad global, directamente ligado a la eficiencia económica, biológica, coste de alimentación y bienestar. El punto crítico de la longevidad es el desarrollo de las futuras reproductoras. Evalúan en 13.000 cerditas desde su nacimiento a su renovación los factores posteriores al inicio que influyen en su longevidad. Las adopciones y cesiones se limitaron a las primeras 24 horas de vida. La heredabilidad estimada para la longevidad es de 0,02 – 0,31, lo que nos indica que la selección genética por longevidad es posible. Un relativo elevado porcentaje de fallo reproductivo en primeros partos es indicativo de un pobre desarrollo de las nulíparas. Así, los factores ambientales y de manejo durante la lactación y fase posterior al destete de las futuras reproductoras influirá en su vida productiva. La restricción excesiva de pienso durante el desarrollo de la nulípara afectará negativamente su vida productiva.

MISCELANEA

BILBREY, G.- En un estudio de AgriStats Inc sobre dos millones de cerdos entre 2007-11 evaluaron los 20 parámetros de costes y producción más significativos, encontrando que las llaves de la economía de la granja se centran en la mortalidad en cada una de las fases de producción, costes de producción de engorde, costes de producción del lechón, coste tonelada de pienso, número de nacidos vivos y partos por cerda y año.

PATIENCE, J.- El coste de alimentación por cerda reproductora anual en USA hoy es de 336 $. Cuantos más kilos de carne por cerda vendamos al año más se diluirá este coste (lechones destetados, peso camada al destete y peso final cerdos al matadero). El peso vivo al sacrificio en USA ha ido aumentando desde 1977, a una media de 1 libra/año desde 1986, con un peso medio de sacrifico en 2011 de 137,4 kilos, un 75 % de rendimiento y un contenido en magro del 52-54 %. El peso es mayor que en Canadá, Brasil, Alemania, Holanda, Francia; derivado de preferencias de mercado locales, condiciones económicas específicas y producción de cerdos enteros. El contenido en agua de un cerdo pasa del 75 % a los 16 kilos frente al 43 % a los 160 kilos (1980) , habiéndose modificado hoy según las nuevas genéticas más magras – conformadas (52,9 % a los 150 kilos). El contenido en magro con el contenido en agua están interrelacionados.

A mayor peso al sacrificio las variaciones en agua y lípidos aumentan, manteniéndose constante el de proteínas; variando entre genéticas, para lo que es preciso definir en cada empresa el peso óptimo al sacrificio con el mayor retorno económico.

BRUMM, M.- Al aumentar el peso al sacrifico aumentan las necesidades de espacio, así como las unidades de comederos y bebederos. En USA recomiendan de 0,84-0,93 m2/cerdo al final del engorde. Cada 3% de menor espacio se reduce un 1 % la ganancia media diaria. También consideran que los cerdos actuales más magros producen más calor. Se estima que se ha incrementado en un 12-15 % la producción de calor en los últimos diez años, lo que lleva a reducir su temperatura crítica inferior a partir de los 75 kilos de peso vivo sobre todo.

McGLONE, J.- Es USA unos 100 millones de cerdos se transportan entre 2-3 veces cada año desde destete a matadero. La media anual de mortalidad en el transporte es del 0,5 % (500.000 cerdos/año). Este es un problema económico y de bienestar animal. La formación en la carga, conducción, transporte y descarga son esenciales.

www.pork.org/certification/10/tqa.aspx

Sobre el Autor:

Avances
Filed in: Reportajes
×

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies