RESUMEN DE LA CONFERENCIA DE PORCINO ALLEN D´LEMAN

| 20 noviembre, 2013 | 0 Comentarios

14-17  Septiembre en St.Paul – Minnesota

El objetivo de este trabajo es plasmar de forma directa y práctica, las principales conclusiones de la Conferencia de Porcino organizada por la Universidad de Minnesota, dentro de su departamento de formación continuada acreditada en honor al Veterinario Allen D’Leman (1944 -1992), quien falleció a la temprana edad de 48 años practicando deporte después de una reunión científica en Francia, y que se caracterizaba entre otras cosas, y en boca de muchos de sus alumnos por su pasión, carisma, calidad personal, pro-actividad, inspiración por la buena ciencia y la buena práctica, así como por su sensibilidad a los costes de producción, siendo un líder de la profesión Veterinaria en porcino.

En su 40ª edición participamos 650 veterinarios de porcino, en su mayoría americanos y un destacado número de compañeros asiáticos (EEUU, Canadá, Brasil, México, China y Japón). El programa estaba centrado en cinco seminarios previos durante el fin de semana, 3 lecciones magistrales, 4 intervenciones puntuales y 96 conferencias, sumada a una amplia sesión de 59 posters, de los que un comité de tres personas seleccionó cuatro para su presentación oral. La primera lección magistral se centro en la Diarrea epidémica porcina debido al interés científico y graves pérdidas económicas que está produciendo tanto en EEUU como en Asia.

Como estructura de este resumen que me permito llevar a cabo, agrupo el contenido en 10 apartados, comenzando cada referencia por el nombre del primer autor de cada uno de los trabajos. De esta manera, el esquema es el siguiente:

  • Diarrea epidémica
  • Síndrome Reproductivo y Respiratorio Porcino (SRRP)
  • Gripe porcina
  • PCV2
  • Mycoplasmas spp
  • Haemophilus parasuis
  • Brachispira spp
  • Nutrición
  • Manejo
  • Miscelanea

DIARREA EPIDÉMICA PORCINA

SONG, D.- Enfermedad producida por un virus RNA de la Familia Coronavirus que fue identificado en Europa (UK, 1971) en cerdos de engorde con cuadros esporádicos en los meses de invierno, y hoy reaparece en 2013 en Asia (Corea, China, Japón, Filipinas y Tailandia), así como en Estados Unidos provocando diarrea acuosa sin sangre, vómitos y deshidratación en lechones lactantes de menos de cuatro semanas de vida con una elevada morbilidad y mortalidad. Durante los años 1980 y 90 la Diarrea Epidémica Porcina (DEP) fue prevalente en Europa (Bélgica, UK, Alemania, Francia, Holanda, Suiza, República Checa, Hungría e Italia-2006). Los cuadros en Asia son más graves que lo fueron en Europa. En Japón entre septiembre 1993 y junio 1994 murieron 14.000 lechones (30-100 % de mortalidad ), mientras que las cerdas reproductoras tan solo muestran una reducción del apetito y de la producción lechera. Entre 1992/93 en Corea el 56,3 % de todos los casos de diarrea fueron atribuidos a DEP, y en el 90 % estaban involucrados lechones de menos de 10 días de vida. En este caso se considera endémico. Las lesiones se centran en el intestino delgado que está distendido y con contenido amarillento, leche sin digerir, pared de la mucosa intestinal muy fina y vellosidades atrofiadas.

Cuando la enfermedad entra por primera vez en la granja podemos observar un 100 % de mortalidad de los lechones lactantes.

El virus del género Coronavirus con diámetro de 130 mm y una estructura interna opaca y desconocida, sensible al éter y cloroformo, es estable a pH 5 a 9 a 4ºC y pH 6.5-7.5 a 37ºC. No tiene actividad hemoaglutinante y si efecto citopático. Dicho virus tiene cuatro proteínas estructurales:

  • S (spike): se divide en S1 y S2 – estimula la inducción de anticuerpos neutralizantes.
  • E (envoltura).
  • M (membrana): juega un papel en la inducción de alfa-interferón.
  • N (nucleocápsida): involucrada en la inducción de la inmunidad celular.

Este coronavirus además se separa en tres grupos: G1, G2 y G3 con tres subgrupos, lo que sugiere la existencia de diversidad genética. Las cepas chinas aparecen próximas genéticamente entre sí y diferentes de las cepas vacunales existentes, así como de las cepas europeas.

El virus se propaga por vía oral durante las primeras fases de diarrea teniendo un periodo de incubación de 1-2 días, un periodo de excreción de 7-11 días y una respuesta inmune a los 7-14 días post-infección. El virus se cultiva difícilmente in vitro. Su transmisión es muy rápida y se detecta también en el aire por PCR.

Para el diagnóstico es preciso identificar el virus en el laboratorio a partir de animales vivos en fase aguda de diarrea y tomando muestras de intestino delgado (10-20 cm). Las técnicas analíticas utilizadas sensibles son:

  • Inmunofluorescencia.
  • Inmunohistoquímica.
  • Microscopia electrónica.
  • ELISA: la presencia de anticuerpos en suero no siempre está correlacionado con protección, y solo prueba que dicho animal estuvo en contacto con el virus entérico.
  • RT-PCR en tejido fijado con formalina.

La concentración de IgA en calostro es la mejor medida de protección frente a infecciones por el virus de la diarrea epidémica, y mejor que los títulos de suero-neutralización que sirven para valorar el estado de la granja frente a la infección. El grado de protección dependerá de los títulos que la madre pase al lechón. Los IgG e IgM son menos resistentes a la degradación proteolítica en el tracto digestivo y tienen una mayor habilidad para neutralizar el virus.

Son muchas las vacunas desarrolladas frente a la enfermedad en China, y no en Europa por su interés económico hasta el momento. Se comercializan vacunas atenuadas tanto inyectables como orales en reproductoras, siendo las segundas más eficaces (Filipinas, 2011), reduciendo la severidad y duración de la diarrea, así como el tiempo de excreción. La exposición con contenidos intestinales en preparto y renuevo durante una semana se muestra como un tratamiento de seguridad cuestionable.

SÍNDROME REPRODUCTIVO Y RESPIRATORIO PORCINO(SRRP)

LINHARES, D.- El cierre de las granjas durante 210 días es una estrategia usada en la industria americana para el control y la eliminación del virus SRRP-PRRS en granjas de reproductoras infectadas mediante la entrada masiva de renuevo y cierre temporal a la entrada de las mismas, a las que se las vacuna con vacuna viva modificada o bien se las pone en contacto con el virus campo, optando por la primera por su menor impacto sobre la producción. Demuestra como las granjas asistidas por Veterinarios clínicos consiguen que se lleven a cabo mejor las prácticas de manejo, y estas recobran los índices productivos después de un brote de enfermedad antes que las que no están así asesoradas. Así, un correcto cierre de granjas asociado a buenas prácticas de manejo son sinérgicas en la resolución de un brote de enfermedad por virus SRRP, que dicho autor valora en unas pérdidas de 13,52 $/cerdo (año 2013).

JOHNSON, C.- Explica el concepto del tiempo para hacer negativa o estabilizar el efectivo de una granja de reproductoras con el objetivo de producir lechones al destete negativos (TTP-TTS) basado en que durante 90 días dichos lechones sean negativos a PCR en suero (antígeno). La estabilidad no está correlacionada con la negatividad en el estudio. La mortalidad posterior al destete en lechones es uno de los principales indicadores de la circulación del virus y positividad en los lechones al destete.

Determina como las granjas con más de un brote al año deben ir a una programa de control, mientras que las que tienen menos de uno cada 3 años pueden ir a la erradicación para crear valor de rentabilidad. Para el control se prescribe vacunar las cerditas de renuevo y para la erradicación introducir cerditas negativas.

NEREM, J.- Pipestone Veterinary Clinic tiene protocolizado los programas de control y eliminación del SRRPv basado en la exposición al virus del efectivo reproductor mediante la inmunización y el cese de la entrada de animales que permita renovar la población susceptible, destacando en su programa de cierre de granja lo siguiente:

  • Aislamiento de 250 días de cerditas entradas del exterior.
  • Semana 1 a 16: cierre a entrada de cerdas, virus exposición, homogeneización.
  • Semana 17 a 36: restricción de movimientos en salas de partos, sacrificio de virémicos, estrictas medidas de limpieza, lavado, secado, desinfección, vacío sanitario, cambios de agujas, ropa….
  • Controles mensuales: PCR en fluidos orales o sueros de lechones y cerditas de renuevo.

WAYNE, S.- La información de la secuencia de la ORF5 se usa de forma habitual para discernir si el virus que tenemos en la granja es el mismo del brote anterior o bien uno nuevo, así como para conocer la epidemiología y circulación del mismo en nuestro sistema productivo o región. La secuencia y flujo de movimientos de los cerdos en granja debe estar bien controlada y perfectamente definida. La posibilidad de la transmisión aérea se amplifica por el movimiento de cerdos de engorde y lechones en los sistemas de múltiples sitios. Los sistemas de comunicación y de buenas prácticas profesionales entre productores y Veterinarios, por tanto, son esenciales para el control.

MURTAUGH, M.- Para determinar que dos virus son diferentes parten de que en la secuenciación de la ORF5 se encuentran diferencias significativas de al menos el 2 %. Otros las consideran cuando se presentan a partir del 4 o del 5 %. Lo importante es saber si el virus de la granja es nuevo o es residente, sobre todo en granjas positivas, en nuevos brotes y en las cerditas de entrada desde el exterior (otro origen).

GABLER,N.- Las infecciones por SRRPv reducen no solo la ganancia media diaria, sino el consumo de pienso diario (7-15 %) y el coeficiente de digestibilidad total y aparente de la materia seca (3-5 %), con una reducción en la eficacia alimenticia del cerdo en engorde al reducir la deposición de tejido magro.

Las vacunas vivas modificadas tienen la habilidad de replicarse dentro del cerdo después de la administración y eliminación del virus al ambiente, con el consiguiente riesgo de contagio a animales negativos, y sobre todo en cerdas gestantes. La infección conjunta de virus SRRP y virus gripe son comunes en granjas americanas, donde los cuadros clínicos se ven agravados.

GRIPE PORCINA

ALLERSON, M.- En un estudio de prevalencia en USA, el 91 % de las granjas de engorde muestreadas fueron positivas durante el estudio de dos años. Los lechones al destete se identifican como sub-poblaciones importantes del virus gripe y base de su transmisión. En un estudio sobre 52 granjas de reproductoras en 5 estados diferentes con 5.160 exudados nasales (en pools de 3 – 1.720 pools), determinan por RRT-PCR un 22 % de pools positivos o sospechosos y un 42 % de granjas positivas.

DIAZ, A.- El virus influenza A en cebaderos endémicamente infectados es muy dinámico, siendo los lechones infectados al destete y el nivel de inmunidad maternal la que juegan un papel esencial en el mantenimiento y desarrollo de nuevas infecciones.

ANDERSON, T.- La organización mundial de la salud (OMS-WHO) para diseñar una vacuna de gripe en humana hacen un estudio filogenético y análisis antigénico de secuencia del virus gripe A y resultados de inhibición de la hemoaglutinación recogidas en más de 100 países de forma secuencial para seleccionar las cepas de la vacuna multivalente. En USA la USDA está llevando a cabo un estudio desde 2009 tomando muestras en granjas de 25 estados detectando los tres subtipos de virus (H1N1, H1N2 y H3N2) de forma que observan que en los últimos 5 años sube la prevalencia de H1N1 y se reduce la de H3N2 (actualmente H1N1 37,4 % – H1N2 36,8 %). Hay una influencia estacional con un primer pico a primeros de septiembre y durante noviembre, y un segundo en febrero y marzo.

http://usda.mannlib.cornell.edu

VINCENT, A.- Entre 1997/98 el virus H3N2 fue endémico en USA. En la USDA han hecho un análisis filogenético de las cepas de virus gripe en porcino entre 2009/12 que revelan cambios en la dinámica de población de los tres virus que allí circulan: H1N1, H3N2 y H1N2. El genotipo 1 es el más frecuente detectado en cerdos. No observan un aparente incremento en la virulencia. Las vacunas en porcino producen una limitación de la clínica, pero no son efectivas en la neutralización de la infección ni en la transmisión.

www.cdc.gov/flu/swineflu/variant-cases-us.htm

CONNOR, J.- El 90,6 % de los cerdos de engorde del medio oeste americano en un estudio durante dos años resultaron ser positivos a gripe. Los lechones recién nacidos juegan un papel esencial en la transmisión del mismo. Expone su experiencia usando dos vacunaciones en sábana a todo el efectivo reproductor reduciendo así la circulación del mismo en granja, pero no eliminándolo.

PCV-2

El uso generalizado de la vacuna está siendo muy eficaz en cuanto al control del Síndrome de Desmedro y enfermedad asociada al circovirus, aunque no elimina el virus de las granjas, Los anticuerpos están presentes en la mayoría de las granjas, aunque son claramente inferiores.

El uso de diferentes vacunas tanto monovalentes como combinadas con Mycoplasma hyopneumoniae en varios trabajos se demuestran eficaces, y en su mayoría independientes de la presencia de anticuerpos maternales, reduciendo todas ellas la viremia de una forma considerable. La aplicación de la vacuna en futuras reproductoras antes de la inseminación primera se está generalizando para reducir la viremia.

El suero del cordón umbilical es un buen indicador del estado frente al PCV2 en lechones al nacimiento.

MYCOPLASMA SPP

GUILLESPIE, T.- Evalúa la pérdida económica que origina en granjas limpias una infección por Mycoplasma hyopneumoniae centrado en las pérdidas de crecimiento (+ 7,2 dias a matadero) e índice de conversión (130 gramos), aquivalente a 7,92 $/cerdo a matadero, sin incluir bajas, colas ni medicación. Valora el pienso a 239,4$/Tm, el precio de venta a 130 $ cerdo de 115,7 kilos y coste por día de estancia en cebo a 0,10 $/cerdo.

PIETERS, M.- Los efectos negativos sobre la producción de esta bacteria no son solo los achacables a la neumonía y el descenso en los parámetros productivos por el propio patógeno, sino también por la predisposición que determina a agentes infecciosos respiratorios secundarios víricos y bacterianos. La detección precisa de las primeras infecciones son esenciales para definir el programa de control (fluidos orales, swabs traqueales y lavado traqueobronquial). La técnica de ELISA en sueros de forma continuada en granjas negativas es una técnica eficiente, pero en granjas positivas tiene limitaciones, ya que produce falsos positivos y errores en el punto de infección (IDEXX, Oxoid y Biochek). Por PCR el primer positivo se obtiene a 5 días post-infección en exudados nasales y laríngeos o lavado traqueobronquial, mientras que los primeros anticuerpos específicos en infecciones experimentales se detectan entre los 21 y 28 días post-infección (muy similar en las tres técnicas de ELISA). El mayor porcentaje de positivos entre los días 5 y 28 post-infección se obtuvo en swabs laríngeos. Los fluidos orales son menos sensibles en la detección temprana (< 21 días) incrementándose a partir del día 28 después de la infección.

PROBST, S.- MYCOPLASMA HYOSINOVIAE causa artritis en cerdos de engorde por inflamación del tejido intra-articular e incremento del volumen del fluido articular por acúmulo de líquido seroso, fibrinoso, purulento, macrofágico y linfoplastico, provocando sinovitis y tenosinovitis. En el laboratorio de la Universidad Estatal de Iowa los aislamientos de Mycoplasma spp han pasado de ser el 17 % de las muestras remitidas entre 2003/10 al 37 % entre 2010/12.

Uno de los principales grupos de riesgo son las futuras reproductoras donde se determina una elevada tasa de desechos, además de un riesgo potencial de contagio a la granja de las reproductoras. Puede afectar a una sola articulación podal o a las cuatro, en varios niveles y sin alterar la movilidad.

Investigan la aplicación de clortetraciclina en pienso a 4 mg/kg en programa pulsatil y lincomicina a 100 g/Tm durante 3-8 semanas a la entrada de las cerditas y pulsátiles a 11 y 15 semanas de la entrada con resultados positivos para su control.

HAEMOPHILUS PARASUIS

MACEDO, N.- Esta bacteria Gram negativa coloniza con frecuencia la mucosa del tracto respiratorio superior del cerdo. Los factores que impiden la colonización al destete (medicaciones) hace que se retrase la enfermedad al final de la fase de lechoneras. La bacteria interacciona con el sistema inmune a diferentes niveles, tanto en la inmunidad innata como en la específica. Recientes estudios demuestran que es susceptible a la fagocitosis por macrófagos alveolares (los aislamientos en lechones se demuestran resistentes a la fagocitosis mientras que las cepas nasales no virulentas son fagocitadas in-vitro).

El nivel de anticuerpos maternales en lechones deberá modular el tiempo y el nivel de colonización por la bacteria. El desarrollo de una respuesta inmune protectora se puede ver retrasada por factores que interfieren con la colonización bacteriana.

Los lechones nacidos de madres vacunadas tienen niveles de anticuerpos significativamente mayores después del destete y se colonizan más tarde que los lechones de madres no vacunadas.

La reducción del Haemophilus parasuis en la cavidad nasal y tonsilas debe de ayudarnos al control de la enfermedad durante las fases más susceptibles como el periodo del destete.

BRACHISPIRA SPP

MIRAJKAR. N.- La Brachispira hyodisenteriae es la responsable de la disentería hemorrágica, caracterizada por diarrea mucohemorrágica en cerdos de crecimiento, acabado y reproductoras. En USA desapareció su presencia clínica en 1990, y de nuevo está originando problemas con una elevada prevalencia diagnóstica desde 2006. Recientemente se identifica una nueva Brachispira hampsonii, la cual tiene un MIC elevado de sensibilidad a la lincomicina, tilosina, tilvalosina y bajo frente a la tiamulina, valnemulina y carbadox. La selección del antibiótico correcto y su dosis juegan un papel esencial en la eliminación del patógeno.

LOWER, A.- Las principales vías de entrada en granja son los animales de renuevo, ropa, agua de bebida, roedores. Las medidas estrictas de bioseguridad son esenciales, como vacíos sanitarios y el control de roedores. La tiamulina tiene un efecto cuando se dosifica a más de 2 mg/g de contenido de colon tanto en pienso como en agua de bebida.

MANEJO

WULF, K.- Desarrollan un programa de seguridad efectivo para los trabajadores de granja, que debe ser medible, sencillo, fácil de entender y aplicar, basado en la formación y bienestar de las personas. Es nuestra obligación como productores y Veterinarios promover un buen ambiente laboral que con toda seguridad redundará en unos mayores rendimientos productivos – “la prevención es siempre mejor que la reacción“.

INMUNOCASTRACIÓN: frente a la castración física en machos mejora el índice de conversión, la homogeneidad de los cerdos al sacrificio y la composición corporal, lo que da lugar a un beneficio de 5,32 $/cerdo en las condiciones de producción en Estados Unidos, donde las dos dosis de la vacuna valen 5 $/cerdo.

NUTRICIÓN

DE JONG, J.- Las materias primas fibrosas tienen un menor contenido energético comparado con los cereales, reduciendo la densidad del pienso, así como el crecimiento del cerdo, aumentando los días de estancia en granja. En este punto estudian cómo influye reducir el tamaño de partícula del pienso y la calidad del granulado, y hasta qué punto compensa su coste sobre el ahorro que supone la formulación por inclusión de DDGS, salvado de trigo o cascarilla de soja.

Es necesario utilizar el índice de eficiencia calórica para correlacionar los peores datos productivos (ganancia media diaria, índice de conversión) con el coste de producción vía alimentación, así como la valoración del tiempo de estancia.

Reducir el tamaño de partícula en dietas base maíz (600 micras) y fibrosas en piensos de lechones en harina reduce los índices productivos sobre todo por un menor consumo de pienso derivado de la peor palatabilidad. En piensos granulados, la peor incidencia sobre el consumo la observan en piensos con elevada dureza.
En cerdos de engorde los piensos fibrosos con pequeño tamaño de partícula (< 700 micras) aceleran el tiempo de paso y reducen la digestibilidad del pienso con una peor eficiencia calórica. En esta fase la granulación mitiga parcialmente dicho efecto.

KNAUER, MT.- Los beneficios de la granulación son facilitar la manipulación del pienso, reducir la segregación de ingredientes, reducir las pérdidas de pienso e incrementar la densidad del mismo. Los factores que afectan a la calidad del granulado base expresado en índice de dureza del gránulo (PDI) son:

  • Composición de la dieta (40 %): trigo mejor que maíz – más proteína mayor PDI, menor fibra más PDI, más fibra menor PDI.
  • Tamaño de partícula (20 %): a menor tamaño de partícula mayor PDI.
  • Temperatura del acondicionador (20 %).
  • Mezclado de ingredientes (15 %).
  • Enfriamiento (5 %).

La presencia de finos en el granulado empeora el índice de conversión al menos en 100 gramos (3 % con un 25-35 y hasta 50 % de finos), y puede llegar a 200 gramos de penalización según diferentes trabajos.

Llevan a cabo diferentes ensayos en la Unidad Experimental (fábrica de piensos) construida en la Universidad Estatal de Carolina del Norte con diferentes tamaños de partícula en DDGS (650 y 450 micras), harina de soja (1000 y 450 micras) en piensos de cerdos entre 27 y 123 kilos de peso vivo, mejorando el PDI en los de menos tamaño de partícula en ambos casos. En todos los casos, el control en la incidencia de úlceras gastroesofágicas al reducir el tamaño de partícula es preceptivo.

ROJAS, DJ.- Recomiendan que el maíz se muela con un tamaño de partícula entre 640-650 micras (mejor digestibilidad de la energía). La tendencia a aumentar la digestibilidad de los aminoácidos en la harina de soja es reducir el tamaño de partícula. La concentración de fósforo en heces se reduce linealmente a medida que aumenta el tamaño de partícula del maíz sin diferencias apreciables en la absorción del mismo, no cambiando la digestibilidad de los aminoácidos. En el caso de los DDGS no hay variaciones ni en el fósforo ni en los aminoácidos al reducir el tamaño de partícula. A mayor tamaño de partícula en el maíz observan una reducción en el rendimiento de la canal.

GIESTING, D.- Hacen una revisión de los principales factores para mejorar la salud y datos de producción de los lechones desde los 20 a 30 días de vida, que de forma resumida y con especial atención a:

  • Edad al destete y desviaciones entre los lechones de la misma banda.
  • Suministro de pienso de arranque cuanto antes en la lactancia (7 a 10 días de vida).
  • Tamaño de grupo y agrupamiento de los lechones por pesos.
  • Número de bebederos (1 por cada 10-12 lechones), suficientes bocas de comedero y la altura de ambos.
  • Evitar todo estrés ambiental (temperatura, humedad, corrientes de aire) y social.
  • Correcto diseño de las dietas de arranque y prestarter:
    • Alta digestibilidad de aminoácidos y energía, lactosa…
    • Elevada palatabilidad (medicaciones en exceso, mezclas antagónicas, factores anti-nutricionales, micotoxinas…)
    • Fuentes de proteínas críticas (harina de plasma…)
    • Conservar la flora digestiva y la inmunidad entérica (probióticos, prebióticos, ácidos orgánicos, aceites esenciales, antioxidantes)
    • Modestos niveles de fibra insoluble.

FITZSIMMONS, M.- Históricamente las dietas de cerdos de engorde se diseñan para obtener la mayor deposición de tejido magro. Debemos tener en cuenta los factores de stress ambiental y la dinámica sanitaria de los mismos, que influyen tanto sobre la capacidad de consumo como sobre la de deposición proteica. La modulación de los niveles de aminoácidos dependiendo del estado sanitario es esencial para obtener los mejores rendimientos.

MADSON, D.- El hueso es un órgano dinámico y en continua remodelación cuando se completa su crecimiento. El 99 % del calcio del organismo está en los huesos almacenado. Para su correcta absorción es esencial un adecuado nivel de vitamina D disponible. Los mecanismos básicos de las patologías metabólicas óseas son una inadecuada absorción de calcio, del fósforo y de la vitamina D3, así como un incorrecto balance Calcio/Fósforo (2:1). La riquetsiosis y osteomalacia se asocian a animales adultos. La primera se centra en el crecimiento óseo y la segunda en el hueso maduro y la remodelación de los tejidos. La osteoporosis tiene su base en una reducción de la masa ósea a pesar de su estructura normal, y tiene su origen en una reducción del calcio de la dieta, reducción de la ingesta calórica, pérdida excesiva de calcio en lactación o aumento de factores de stress que afectan su absorción.

La osteodistrofia fibrinosa se origina por una excesiva producción de paratohormona asociada a problemas renales o inadecuado equilibrio Ca/P (excesiva pérdida renal). Los signos clínicos de la patología metabólica ósea dependen de la edad de los cerdos, el mecanismo específico envuelto y la magnitud y duración del problema.

La deficiencia de vitamina A da lugar a pérdida de apetito y pelo áspero, siendo más frecuentes en cerdos de 4-6 semanas de vida. Los desequilibrios crónicos de nutrientes pueden tener manifestaciones clínicas agudas. Los signos de hipocalcemia, además de fracturas óseas son dificultades locomotoras, tetania, contracturas musculares, temblores y callos óseos en la parte distal de las costillas.

El diagnóstico asociado a la clínica se realiza en base a:

  • Niveles de calcio, fósforo y vitamina D en suero. Los niveles normales no excluyen del problema.
  • Niveles de calcio y fósforo en el hígado no tienen buena correlación.
  • Alteraciones microscópicas en huesos son más específicas.
  • Densidad ósea y cenizas totales en segunda costilla.
  • Niveles de fosfatasa alcalina bajos en sangre: deficiencia de vitamina D.
  • Análisis rutinario de piensos teniendo en cuenta la posible degradación de la vitamina D en los mismos.

CRENSHAN, TD.- Los huesos están compuestos de un 45 % de agua, 10 % de grasa y 45 % de minerales, de los que 25 % son inorgánicos y el 20 % orgánicos. La cantidad de agua y grasa varía con la edad del cerdo, tipo de hueso y nutrientes. El porcentaje de cenizas es superior en cerdos adultos que en lechones, e independientemente del contenido en cenizas el contenido en calcio y fósforo se mantienen constantes. La parte inorgánica de las cenizas contienen calcio en un 38-40 % y fósforo en un 17-19 % en un ratio 2,1:1, además de pequeñas cantidades de magnesio, sodio, potasio, cloro y minerales traza.

El cobre es un cofactor de la lisil oxidasa e interviene en la formación del colágeno. El manganeso es un cofactor de la glycosiltransferasa responsable de la formación de la matriz extra-celular. El zinc es un cofactor de la fosfatasa alcalina y colagenasas implicadas en el balance de osteoblastos/osteoclastos en la formación ósea. El hierro es un cofactor de la lisina y prolina hidroxilasa envuelta en la transferencia de colágeno.

La integridad del hueso está afectada tanto por los materiales orgánicos como por los inorgánicos. La matriz está compuesta de forma primaria por fibrillas de colágeno en una estructura helicoidal. Las técnicas de histología, gravimetría, procedimientos mecánicos y escanner de DXA son técnicas precisas para el diagnóstico preciso de dichos problemas metabólicos óseos.

URRIOLA, P.- El fósforo es el tercer elemento más caro en la formulación de piensos. El calcio solo tiene propiedades metabólicas reguladoras, mientras que el fósforo tiene funciones estructurales siendo un constituyente de los fosfolípidos. El calcio se absorbe en el intestino delgado de forma activa transcelular y pasiva paracelular, favorecido por la vitamina D. Además la vitamina D tiene otras funciones no estructurales como la regulación de las células inmunitarias.
Solo los cerdos transgénicos tienen fitasa en la saliva. La digestibilidad del fósforo se expresa en aparente, estandarizado y total según NRC-2012. Una unidad internacional de vitamina D (UI) equivale a una actividad biológica de 0,025 ug de colecalciferol (Vitamina D3). Son muchos los factores que pueden afectar la disponibilidad y/o degradabilidad de la vitamina D3, como bien se sabe referentes a los niveles elevada humedad, intensidad lumínica, calor, pH, presencia de agentes antioxidantes y fuentes de minerales inorgánicos con antagonismos.

MISCELANEA

DAVIES, P.- Expone con perspectiva mundial la importancia de las resistencias a meticilina asociada a animales de producción (LA-MRSA) por el Staphylococcus aureus. Para ello, el conocer bien la ecología y potencial de riesgo ocupacional de la bacteria son claves tanto e humanos como en cerdos. En 2004 desde Holanda comenzó el interés dentro del sector porcino, y desde entonces se ha descrito una sola muerte en humanos por dicha causa a nivel mundial y ninguna en USA asociada al porcino.

Estudios holandeses reportan personas que se han colonizado (positivas a cultivos nasales) pero que no tuvieron infecciones. En Francia el primer caso trágico por ST398MRSA fue en una niña que no había estado en contacto con granjas. Se han publicado 83 artículos científicos con información asociada a ST398 en casos clínicos de humana. Se estima una incidencia anual del 0,25 de infecciones clínicas por cada 100.000 personas, que producen lesiones superficiales de la piel (impétigo) y tonsilitis.

CULHANE, M.- Para que el diagnóstico de laboratorio tenga valor se determinan como precisas el emplear técnicas de diagnóstico apropiadas sobre muestras bien seleccionadas, correctamente enviadas y con una correcta interpretación de los resultados.

La selección de muestras en cuanto al número y tipo de animales es esencial: en la fase aguda de la enfermedad y animales no tratados con antibióticos por ninguna vía. En los crónicos solo aislaremos agentes complicantes secundarios oportunistas, así como lesiones regenerativas. La observación correcta y anamnesis deben incluir el historial clínico y los datos de producción. Los resultados deben analizarse con la mente abierta en un proceso inductivo y razonamiento deductivo.

Los errores conocidos en el diagnóstico de laboratorio se clasifican en tres grupos:

  1. Fase pre-analítica: durante la toma de muestras en base al número de animales por edad, tipo de muestreo preciso, conservación y forma de envío (centrifugación, temperatura, refrigeración, congelación, fijación con formalina …). Aquí describen el 68 % de los errores.
  2. Fase analítica: errores de técnicas, pipeteado, interferencia con fibrina, hemolisis, fallos de equipos, numeración-identificación de las muestras y transcripciones erróneas. Es esencial tener acreditadas las técnicas de diagnóstico y el personal del laboratorio, así como validadas las primeras. En esta fase fijan un 13-32 % de los errores.
  3. Fase post-analítica: fallos en reporte de resultados, identificación de las técnicas, su sensibilidad e interpretación (puntos de corte – ratios). En esta fase se acumulan tan solo el 18 % de los errores.

STRICKER, A.- describe la metodología para investigar en lechones después del destete enfermedades que afectan al sistema nervioso central. Parte de la observación clínica (signos neurológicos, ataxia, pedaleo, incoordinación, movimientos rotacionales..) seguido de la necropsia de los mismos en la fase aguda (órganos torácicos, abdominales, cerebro…). Los clasifica en dos apartados básicos:

  • Causa infecciosa: Streptococcus suis – meningitis, Escherichia coli- Enfermedad de los Edemas y Haemophilus parasuis – meningoencefalitis.
  • Causas no infecciosas: intoxicaciones por sal, toxiinfecciones por ionóforos, organofosforados, deficiencias nutricionales (Vitamina A).

MADSON, D.- El cerebro es el responsable del comportamiento, movimientos voluntarios y de la consciencia; de forma que cualquier daño en el mismo conlleva temblores, hiperestesia y ataques (meningitis, tóxicos y virus). Los daños del cerebelo implican incoordinación, cambios posturales, ataxia y déficit propioceptivo. Los daños medulares incluyen rigidez o flacidez muscular e incoordinación. En todos los casos las necropsias se hacen preceptivas, pudiendo hacer la siguiente clasificación:

  1. Septicemia bacteriana: Streptococcus suis, Haemophilus parasuis y Mycoplasma hyorhinis.
  2. Enfermedades virales: SRRP, PCV2, enterovirus (encefalitis y meningoencefalitis).
  3. Toxinas: STx2e – Enfermedad de los Edemas (necrosis neuronal).
  4. Nutricional: intoxicación por sal, vitamina A y D, micotoxinas o deficiencias de calcio, así como desequilibrio Ca/P.
  5. Traumas.

Según la causa que sospechamos tomaremos una muestra u otra para el diagnóstico: suero, sangre, cerebro, espina dorsal, músculo, corazón, huesos, articulaciones,pienso y agua.

Autor del artículo:
Antonio Palomo Yagüe
DIRECTOR DIVISIÓN PORCINO SETNA NUTRICIÓN-INVIVO NSA
antoniopalomo@setna.com

 

Sobre el Autor:

Avances
Filed in: Reportajes
×

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies